2016-03-10

MINAM celebró el Día Mundial de la Vida Silvestre invitando a científicos y ONGs a involucrar a comunidades locales en la conservación y desarrollo sostenible

  • Monitoreo de Aves
    No hay comentarios 3 Me gusta | 335 Vistas

    Lima, 4 de marzo de 2016.- El día de ayer se celebró en todo el mundo el Día Mundial de la Vida Silvestre 2016, con el lema “El futuro de la vida silvestre está en nuestras manos”. En ese contexto, en el Hotel María Angola y como parte del 36° Simposio Mundial de Biología y Conservación de Tortugas Marinas, el MINAM ofreció a los participantes un mensaje alusivo a la fecha, a cargo del Director General de Diversidad Biológica, José Álvarez, así como información y materiales de difusión sobre la conservación de especies CITES y amenazadas.

    José Álvarez inició sus palabras precisando que una de las estrategias más importantes para conservar la vida silvestre es la comunicación. “Las manos de los que manejan la vida silvestre están muchas veces lejos de las revistas científicas. Esas manos que nos hablan del lema de este año son principalmente las manos de aquellos que manejan, incluyendo en el caso de las tortugas, los pescadores. Y llegar a ellos va mucho más allá de publicar en un artículo científico”, afirmó.

    Posteriormente compartió el caso de una especie de tortuga amenazada que en el Perú hace 20 años enfrentó un dilema. La tortuga “podocnemis unifilis”, “taricaya” o “tortuga de río”, o tortuga de río, que estaba seriamente amenazada hace 20 años y algunos propusieron protegerla estrictamente, prohibiendo cualquier tipo de uso. Felizmente esa posición ultra conservacionista no triunfó y prevaleció la posición de involucrar a las comunidades locales en el manejo sostenible de esta especie. El éxito ha sido extraordinario.

    “Actualmente hay más de mil familias detrás de las tortugas, 40 grupos de manejo que recuperan la especie de forma espectacular. Las cifras de este año sobre la explotación de crías de estas tortugas nos refieren que se han liberado más de medio millón de crías de tortuga y todos los últimos años han liberado una cifra similar, de las cuales se han podido comercializar cerca de 300,000 crías, contribuyendo a la economía local”, sostuvo José Álvarez.

    Finalmente, dejó un claro mensaje para la sostenibilidad. “Involucremos a las comunidades locales de la forma más imaginativa. Siempre van a ser los mejores aliados de la conservación de nuestras especies. Llevar un mensaje al corazón y a la economía de las poblaciones posibilita un auténtico desarrollo, la conservación de la vida silvestre y en particular de las tortugas”, concluyó.

    • Compartir en: